Su Legado: Los Caballeros de Colón

A través de los Caballeros de Colón, el Padre McGivney dio a los laicos católicos una nueva oportunidad: la posibilidad de crecer en santidad mientras contribuían con sus parroquias, sus comunidades y con la seguridad de sus familias. Hoy, cada vez más líderes de la iglesia están reconociendo su genio espiritual en animar al laicado.

Los Caballeros de Colón han crecido hasta tener más de 12.000 unidades locales en Estados Unidos, Canadá, Filipinas, México, República Dominicana, Puerto Rico, Panamá, Bahamas, Islas Vírgenes, Guatemala, Guam y Saipán. Durante la última década, los Caballeros han reunido y donado casi 1.000 millones de dólares para beneficencia y han brindado casi 400 millones de horas en servicio humanitario.

Los Caballeros donaron 1 millón de dólares a las Olimpiadas Especiales para enviar atletas de Estados Unidos, Canadá y México a los Juegos de Verano internacionales de 2003, en Irlanda. Proveyeron 2.000 sillas de rueda para víctimas de minas terrestres y personas con discapacidades en Afganistán. La naturaleza de la mayoría del servicio de los Caballeros se determina localmente. Por ejemplo, los Caballeros de Illinois han ideado un sistema sofisticado para brindar financiación sin intereses para hogares grupales para personas con discapacidades de desarrollo; los consejos en Filipinas realizan habitualmente clínicas médicas y dentales gratuitas para los pobres.

Dondequiera que existan, los Caballeros continúan la tradición de apoyo a los obispos y curas párrocos ejemplificada por el Padre McGivney. Cada año, decenas de miles de católicos asisten a los programas de la Hora Mariana de Oración, servicios de oración del Rosario y misas provida que patrocinan los Caballeros.

El Padre McGivney fundó los Caballeros de Colón como una sociedad de beneficios fraternal que ofrecía seguros de vida de bajo costo para familias inmigrantes que enfrentaban la indigencia si moría un sostén económico. Hoy los Caballeros de Colón tienen más de 50.000 millones de dólares de seguros de vida vigentes. Su programa de seguros ha recibido las calificaciones más altas posibles, tanto de A.M. Best como de Standard & Poor's.