¿Qué constituye un milagro?

Más Noticias

En la gruta de la Basílica de San Patricio en Ottawa, Canadá, una exhibición de una estatua del Padre McGivney exhorta a la oración y devoción para el fundador de Caballeros de Colón.
En la gruta de la Basílica de San Patricio en Ottawa, Canadá, una exhibición de una estatua del Padre McGivney exhorta a la oración y devoción para el fundador de Caballeros de Colón.


Ya que el Venerable Padre Michael McGivney está en la etapa del proceso de canonización en la que se necesita un milagro para que lo beatifiquen, frecuentemente se le pregunta al gremio qué se necesita para que se acepte un milagro. ¿Qué parámetro utiliza el Vaticano para declarar algunos eventos como milagrosos y otros no?

Se podría escribir un libro acerca de este tema, pero en términos sencillos, lo que busca el Vaticano en la mayoría de los casos es una curación física que no pueda explicarse con la ciencia médica. Veamos un poco más a detalle todo el proceso de lo que “constituye un milagro”.

Lo primero que hay que entender es que solamente Dios puede realizar un milagro, ya que se entiende que un milagro es una suspensión del orden natural creado. Cuando decimos que el Padre McGivney necesita un milagro para su beatificación, nos referimos a que un milagro comprobado se le debe atribuir a su intercesión ante Dios.

Identificar
Ya que entendemos ese dato importante, estamos listos para seguir explicando el proceso de cómo se propone un milagro ante la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano. El primer paso es identificar un posible milagro para el cual personas cercanas a la situación le rezaron a un candidato para la santidad, en este caso, el Padre McGivney. La Congregación para los Santos considera casi de manera exclusiva las curaciones y recuperaciones físicas extraordinarias, ya que esos acontecimientos generalmente tienen datos comprobables como exámenes y expedientes médicos, así como medidas objetivas y de amplia aceptación para diagnosticar enfermedades graves y declarar que una persona está curada. Algunos ejemplos de milagros no médicos que ha aprobado la congregación del Vaticano son casos de sobrevivientes que salieron ilesos de accidentes que debieron haber sido fatales, como caídas desde el techo de una iglesia y percances de alpinismo. Sin duda existen otros tipos de milagros que tratan con fenómenos morales, psicológicos y espirituales, pero las curaciones físicas son más fáciles de investigar y comprobar de manera objetiva y científica.

Informar
¿Cómo podríamos identificar un posible milagro por la intercesión del Padre McGivney? Alguien tiene que hacer un informe al respecto. No nos cansamos de repetirlo. La única forma para que el gremio se entere de un posible milagro es que alguien que sepa del caso nos lo informe. Así que los Caballeros, sus familias y cualquiera que sea devoto al Padre McGivney deben estar al pendiente de cualquier curación posiblemente milagrosa.

Rezar
Lo siguiente que se considera es cómo se puede atribuir un posible milagro a la intercesión del Padre McGivney. Tiene que haber pruebas concluyentes de que las personas cercanas al evento realmente le rezaron exclusivamente al Padre McGivney para el milagro. Reiteramos que esta es la razón por la que el gremio exhorta constantemente a rezarle al Padre McGivney, especialmente en casos de enfermedades graves. Cuando sepa de alguien que enfrenta una condición médica grave, empiece a rezar por una curación milagrosa y pídale a la familia, amigos y miembros del consejo que también lo hagan.

Vale la pena recalcar un detalle: si una persona enferma y todos los involucrados le rezan exclusivamente al Venerable Michael McGivney, entonces el caso para su intercesión se podrá establecer claramente. Sin embargo, si tan solo una de esas personas reza a un santo adicional, entonces se dudará de la intercesión del Venerable Michael McGivney. Las únicas oraciones que se permiten como excepciones son las que se ofrecen a Dios directamente y las que invocan la intercesión de la Santa Madre. Las oraciones para la Santa Madre se aceptan ya que se presupone que María intercede por todos para cualquier propósito en todas las peticiones.

Supongamos entonces que tenemos una curación física extraordinaria de alguien que le rezó exclusivamente al Padre McGivney (y María), al igual que todos sus allegados. Entonces tendríamos un caso sólido que vale la pena investigar.

Investigar
La investigación inicial la realizará el vicepostulador de la causa para la canonización en New Haven, quien entrevistará a personas cercanas al caso, incluyendo a doctores. Si hay una sensación general de que no hay explicación científica o médica aparente para la curación y de que el Padre McGivney se invocó exclusivamente, entonces la evidencia se enviará al postulador experto de la causa en Roma. Si el postulador considera que el caso es lo suficientemente fuerte, enviará una solicitud al obispo de la diócesis donde ocurrió el posible milagro, en la que le pedirá que forme un tribunal para realizar una investigación oficial del caso.

Tribunal
El tribunal diocesano es una corte eclesiástica formal que se reúne con el obispo local y cita a testigos, reúne testimonios, recaba expedientes médicos y otros documentos justificativos, y finalmente emite un juicio sobre si el caso se referirá o no a la Congregación para las Causas de los Santos. Una vez que el caso llega a la congregación en Roma, los expertos en derecho canónico, medicina y teología lo revisan en páneles diferentes para examinar y discutir la evidencia y luego votar si el caso se aprobará o no como una curación milagrosa que contó con la intercesión del Padre McGivney. Después el caso iría al comité de cardenales y finalmente al Santo Padre, cuya aprobación es necesaria para aceptar un milagro.

Unirse. Rezar. Informar.
El proceso es largo y meticuloso por buenas razones. La iglesia no quiere declarar como milagroso cualquier evento del que después se pueda dudar. Esperamos y rezamos por que un milagro por fin se atribuya a la intercesión del Venerable Michael McGivney. Usted puede ayudar a este proceso con la siguiente fórmula sencilla: “Unirse. Rezar. Informar”. Unirse al gremio. Rezar la Oración para la Canonización diariamente. Informar sobre cualquier curación extraordinaria.

Juntos, sacaremos adelante la causa.