Consejo Waterbury exhibe monumento

Las Últimas Noticias

Father McGivney Monument 

La estatua monumental de bronce del Padre McGivney que se yergue en una glorieta de una concurrido intersección fue restaurada hace dos años por la Ciudad de Waterbury, Conn., lugar donde nació el fundador de la Orden. Sin embargo, muchos residentes, incluyendo a numerosos católicos, no saben a quién fue dedicado este monumento, y esto no le parecía bien a Frank Mirto, un miembro de 83 años del Consejo Sheridan 24 de Waterbury.

“La gente pasa por aquí todos los días, pero el nombre en el pedestal estaba cubierto por árboles y arbustos”, dijo. “Recuerdo que una persona dijo que pensaba que era una estatua de Cristóbal Colón de joven. Helo aquí, quizás a punto de convertirse en el primer sacerdote nacido en Estados Unidos que será santo, y la gente de su propia ciudad no sabe sobre el Padre McGivney.

Para remediar esta situación, Mirto y su consejo mandaron imprimir 5,000 copias de una tarjeta hecha por ellos mismos con la información, incluyendo una foto de la estatua del Padre McGivney. Cada tarjeta contiene información biográfica básica sobre su nacimiento, la fundación de Caballeros de Colón, sus nombramientos en las parroquias y su primer entierro en un lote familiar en el Antiguo Cementerio de San José en Waterbury. En 1982, con la autorización de los miembros sobrevivientes de la familia McGivney, Caballeros de Colón mandó exhumar sus restos que fueron inhumados en un sarcófago en la Iglesia St. Mary en New Haven, donde fundó la Orden.

Según el Gran Caballero Bryan Baker, las tarjetas se distribuyeron en las 18 iglesias católicas de Waterbury, y 1,300 copias se enviaron a la Basílica de la Inmaculada Concepción, donde el Padre McGivney celebró su primera Misa después de su ordenación en 1877. Las tarjetas también se entregaron en la Iglesia St.Mary y en las dos parroquias donde el Padre McGivney fue párroco antes de su fallecimiento en 1980: St. Thomas de Thomaston y la Inmaculada Concepción en Terryville.

Mirto, que ha sido Caballeros desde 1953, ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a dar a conocer al Padre McGivney. “Si tengo tanto que hacer por el Padre McGivney, entonces más vale que me apure con el tiempo que el Señor me ha concedido”, dijo.