Universidad Católica Dedica Edificio al Padre McGivney

Fotos

Estatua del Padre McGivney en los jardines de McGivney Hall.

El 8 de septiembre la Universidad Católica de América dedicará nuevamente uno de sus prominentes edificios académicos después de una importante renovación financiada por los Caballeros de Colón.

El edificio recibirá el nombre de McGivney Hall en honor del Venerable Siervo de Dios Padre Michael J. McGivney, que fundó Caballeros en 1882.

Los Caballeros de Colón cuentan con una larga tradición de apoyo a la Universidad Católica. Con una contribución inicial de $ 55,000 dólares para patrocinar una Cátedra de Historia Americana, la orden fraternal ha brindado apoyo financiero a la universidad durante más de un siglo.

En 1914 los C de C donaron $ 500,000 a la Universidad Católica de América para becas y gastos operativos. En 1965, la organización estableció el Programa de Becas Pro Deo y Pro Patria para brindar apoyo educativo a Caballeros y miembros de sus familias que asisten a la universidad.

En 1989 los C de C crearon el Fondo del Bicentenario de la Jerarquía de Estados Unidos de $ 2 millones para beneficiar a la Universidad Católica de América; las ganancias de este fondo ayudaron a financiar la construcción del edificio de la facultad de derecho.

Situado en el lado sureste del edificio central del campus, MacGivney Hall se encuentra en el centro de diversos programas y actividades de la universidad. Originalmente, el edificio de piedra caliza de cinco plantas de diseno clásico moderno se construyó en 1958 como centro de investigaciones físicas de la universidad.

McGivney Hall será el nuevo hogar de la Sede Norteamericana del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, una escuela de estudios de posgrado de teología afiliada a la Pontificia Universidad Laterana en Roma, así como a la Universidad Católica de América.

Los Caballeros de Colón otorgan al Instituto un importante apoyo financiero. Anteriormente, las oficinas administrativas y las aulas se encontraban en el seminario nacional de la Universidad Católica de América, en la Universidad Teológica, fuera del campus principal del otro lado de Michigan Avenue.