La Intercesión del Padre McGivney

Cuando una persona se convierte en candidato para la santificación, hay una tendencia natural a empezar a invocarlo para pedir ayuda. Al hablar de favores recibidos a través de la intercesión del Siervo de Dios Padre Michael J. McGivney, los fieles reconocen que él se encuentra entre los amigos de Dios. La intercesión del Padre McGivney es una confirmación de su estado en la eternidad. Los favores recibidos a través de su intercesión son señales del amor de Dios manifestado a través de la santidad de la vida del Padre McGivney.

En los casos más notables, estos favores son intervenciones milagrosas: una sanidad espontánea de una enfermedad terminal, la restauración de una capacidad o sentido, como la vista o la audición, o aun la regeneración de una extremidad.

Informes de favores menos dramáticos llegan a diario al Grupo en Pro del Padre McGivney. Estas son señales de la poderosa intercesión del Padre McGivney ante Dios e indicaciones de que su causa debe avanzar. Sin duda Dios lo está usando como un instrumento de su misericordia y amor, como ocurrió cuando estuvo aquí, en la tierra. El Padre McGivney continúa su obra de caridad e intercesión desde su lugar en la eternidad. Algunos ejemplos:

De un hombre de familia despedido que encontró un nuevo trabajo: "Para mí, el Padre McGivney es el santo patrón de la familia trabajadora... y estoy sumamente agradecido por su intercesión".

De un paciente con cáncer: "Nueve días después de la cirugía participé en un viaje de la parroquia a New Haven y a la iglesia de St. Mary. Al reunirnos alrededor del sarcófago del Padre McGivney, el pastor nos guió en una oración, y yo sentí que un calor atravesaba mi pecho. Más tarde en el mes el informe de patología indicó que todo estaba limpio".

El Grupo en Pro del Padre McGivney ayuda a los miembros brindando herramientas espirituales para invocar la intercesión del Padre McGivney. Entre estos, se encuentran:

Membresía en el Grupo en Pro del Padre McGivney
Oración para la canonización del Padre McGivney